Beneficios al hacer un máster

En las actuales circunstancias es una tentación pensar que escasean las oportunidades para todos, incluso los mejor preparados, y que por tanto la formación no sirve para nada.

Sin embargo, los datos siguen mostrando que aun en el peor de los escenarios, los más cualificados son quienes tienen más posibilidades de labrarse una mejor carrera profesional y sufrir en menor medida los embates de la recesión. Las consecuencias laborales de la formación continua más allá de los estudios universitarios son múltiples. Estas son algunas de ellas:

Menos paro. La tasa de paro entre los profesionales con formación de posgrado se situó al término de 2011 (últimos datos anuales disponibles) en el 7,6%. Un porcentaje tres veces inferior al nivel de desempleo del total de la población activa, que era del 23% en ese momento; e inferior también al de quienes han finalizado sus estudios al obtener el título universitario, que era del 12%.

Más ascensos. Las personas con mayor nivel formativo también disfrutan de más oportunidades de promoción profesional. Según el informe Impacto de la formación en la retribución 2012 de ICSA Group y La Salle Universities, el porcentaje de directivos que ha cursado un máster ha aumentado notablemente en los últimos cinco años en nuestro país, pasando del 33% al 46%. Casi la mitad de los ejecutivos, españoles, por tanto, ha ampliado su preparación más allá de los estudios universitarios.

Mayor salario. Los jóvenes con estudios de posgrado perciben salarios un 10% superiores a los licenciados, un 22% por encima de los diplomados y un 57% mayores que los titulados en Formación Profesional. Los primeros tienen una remuneración anual media de 27.700 euros, por 25.100 euros los licenciados, 22.700 euros los diplomados, 19.900 los de FP superior y 17.600 euros los de FP I y II.

Por su parte, los directivos mayores de 50 años con titulación de posgrado pueden alcanzar una remuneración 2,8 veces superior a los que tienen FP: 83.000 euros anuales frente a 29.000. Los licenciados se quedan en 71.000 (17% menos que los que tienen un máster) y los diplomados en 49.000 euros anuales (69% menos).

Mejores condiciones. Los profesionales con mayor nivel de formación consiguen empleos de más calidad: sufren menos situaciones de sobrecualificación –cuando se ocupa un puesto correspondiente a un nivel de estudios inferior–; presentan menores índices de temporalidad y padecen menos el denominado subempleo, que se produce cuando se firma un contrato de trabajo con una jornada laboral más corta de la que estaría dispuesto a trabajar.

Empleabilidad. Los mejor preparados regresan antes al mercado de trabajo cuando se quedan en paro. Los desocupados con estudios de posgrado que llevan en esa situación más de un año son el 45%, frente al 58% de los universitarios, y al 65% en el conjunto de la población activa.

 

Fuente: Expansión

Categories: Actualidad

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos requeridos están marcados*